Sueños “aguados”

 

Lunes 9 de junio del año 2014, un día  normal en el hermoso sur de Chile, lugar lleno de flores, arboles, animales y muchísimas cosas, en síntesis, una amplia gama en lo que flora y fauna se refiere, un hermoso lugar, para trabajar, estudiar y vivir, sin embargo, todo esto se vería truncado por el terrible temporal que se estaba por venir. Ese mismo día, en la noche, empezó una lluvia que si bien duro de 2 a 3 días, dejo una cantidad enorme de estragos en las provincias de Osorno, Llanquihue y Chiloé, llegando al limite de declararlas zonas de catástrofe, lo que derivo en una suspensión de clases en el sistema educacional municipal.

Las intensas lluvias no tuvieron piedad, digo esto, debido a que dejo una cantidad de 14.000 aislados y unos 1100 damnificados, todo esto causado por el pésimo estado de las calles, o las deplorables condiciones en las que viven los sectores mas pobres de esta región, casas “parchadas”, calles con hoyos, puentes con una planificación ingenieril horrible, sin duda, fueron los causantes de las cifras anteriormente dadas.

Los días pasaban, ya era martes y la lluvia no parecía dar tregua, llovió “todo el santo día” como  muchos dirán, y la verdad, aquella realidad se podía apreciar con la sola acción de asomarse por la ventana de nuestras casas, parecía el diluvio. La situación en las calles y los sectores más vulnerables de la zona no parecía mejorar, es por esto que se declaro, nuevamente, zona de catástrofe.

Perdida de clases, felicidad en las casas de los estudiantes, pues descansarían y disfrutarían en sus casas calefaccionadas el fin del temporal, sin embargo, esta situación no se repetiría en todos los casos, ya que cientos, miles, tal ves, de personas damnificadas (vagos, familias de campamentos o con escasos recursos, por ejemplo) verían la otra cara de la moneda, algunos verían como todo lo que habían ganado se esfumaba, otros, lo poco que tenían debían dejarlo y escaparse a los refugios para poder así escaparse del frío. Estas personas, sin lugar a dudas, sufrían con esta terrible tempestad. Este día, martes 11 de junio, será recordado como el día en que  mas llovió en lo que va del año 2014, digo esto, ya que cayo una cantidad de 57.3 milímetros de agua en la Región de Los Lagos.

Miércoles 11 de junio, al fin la lluvia paró! , se pudo observar, luego de 3 días, el bonito cielo que posee nuestro hermoso sur. La lluvia ceso y dio paso a un hermoso arcoiris en el cielo.

A medida que pasaban las horas del día, se podían ver los estragos de las lluvias, por ejemplo, en las zonas rurales, miles de familias quedaron aisladas, por lo que las autoridades dispusieron helicópteros para ayudar a los damnificados.

Comida y medicinas fueron repartidas en las familias aisladas de la zona rural del sur de Chile. En cambio, en la ciudades y/o pueblos, cientos de  vagabundos sufrían los estragos de las inundaciones en las inmediaciones de la ciudad. Calles mal echas, en conjunto con el estado en el que se encontraban estas pobres personas, (algunas por ejemplo estaban enfermas, sin comida, sin un lugar donde pasar la noche, etc) hicieron que esta semana fuera un suplicio para estas pobres personas.

Jueves 12 de junio, el temporal paro, al fin, dejando una estela de malos momentos para las personas más vulnerables de nuestra sociedad, aquellos  que no poseen los recursos que poseen los demás sectores de la población, los pobres, los necesitados y los que no viven en las inmediaciones de la ciudad.

Los días pasaban, y el terrible temporal, quedo para el recuerdo, recuerdo que dejo una estela de la realidad que posee nuestro país, un país con ansias de desarrollo, sin embargo, las autoridades omiten el buen estado de nuestras ciudades, si queremos un desarrollo pleno, necesitamos de obras ingenieriles de calidad en las planificaciones de nuestras ciudades, calles y alcantarillados, planificaciones que al fin y al cabo, facilitaran nuestro diario vivir, y harán de chile un lugar de desarrollo para nuestras  futuras generaciones.

Cabe decir que es de necesaria urgencia el crear un plan de emergencia para estos tipos de situaciones, en especial en la zona sur de nuestro país, es imperativo, que por el echo de ser una zona lluviosa, se necesita de los mas altos estándares de precaución para estos temporales, que en conjunto con el cambio climático, que seguramente englobara a todo el mundo,  se harán mas frecuentes…

sebastian muñozPor Sebastián Muñoz
Colegio Andalué (Osorno)
Tu opinión nos importa 2014